Terapia de Pareja

febrero 5, 2009 at 7:34 pm Deja un comentario

Terapia de Pareja

Promoción de la Intimidad Emocional Mediante la implementación Técnicas Cognoscitivas y Conductuales en Terapia de Pareja

Carlos Eduardo González Cifuentes, Ps, Mg.
Especialista y Magíster en Psicología Clínica

En sus orígenes la terapia cognitivo conductual de pareja se centró en promover el cambio de comportamientos problemáticos para la relación en un nivel más bien específico y discreto. En cierta forma este enfoque tradicional llevó a que en los inicios se descuidara el papel que juegan la emociones como experiencia subjetiva asociada a la interacción de pareja, especialmente de las emociones positivas que están directamente relacionadas con la satisfacción marital. Posteriormente la importancia de las emociones en la relación de pareja creció tanto que se ha llegado a afirmar que las personas eligen sus parejas por razones emocionales y que la decisión de separarse o continuar en la relación está altamente influenciada por este factor emocional (Baucom y Epstein, 2002). En este escenario surgieron enfoques terapéuticos donde la intervención sobre el proceso emocional es prerrequisito para el cambio efectivo como en la terapia Integrativa de aceptación y cambio (Jacobson, 1996).
Realizando un paralelo de los supuestos de los dos abordajes puede decirse que el enfoque tradicional es de corte más skineriano donde se enfatiza sobre el comportamiento negativo concreto y se hace un análisis funcional en términos de excesos, deficits comportamentales, control de estímulo y de contingencias. Dentro de la terapia de pareja tradicional la visión skineriana sumada con la teoría del intercambio social da como resultado el desarrollo de una tecnología orientada a instigar el intercambio de comportamientos positivos en pareja mediante asignaciones semanales, aun que la razón de conductas positivas y negativas no se consideran como una variable causal del conflicto de pareja el objetivo si es aumentar la satisfacción en pareja para facilitar el trabajo posterior. En una segunda fase se entrena a la pareja en comunicación y técnicas de solución de problemas, éste si se considera el componente que aborda las variables causales, en este sentido la terapia cognitivo conductual tradicional supone que la razón por la cual las parejas tienen conflictos es por que no se comunican bien, carecen de un método sistemático para solucionar problemas o ambas cosas (Jacobson, 1996). El proceso básico causal predominante en esta visión es el aprendizaje en términos de deficits de repertorios.
Por otro lado la visión integrativa (Jacobson, 1996), al incorporar el concepto de tema supone que el conflicto esta determinado por una serie de necesidades insatisfechas y de restricciones que impone el comportamiento del uno sobre el otro. Ya que el conflicto genera reacciones emocionales, aquí la idea es hallar un punto intermedio de equilibrio que permita satisfacer las necesidades de ambos miembros de la pareja o de lograr la aceptación si el cambio no es posible. La aceptación como contexto emocional facilitador en el que ocurre el cambio es un aporte de este estilo de terapia y se dirige a cambiar la valencia emocional del conflicto y reducir la polarización comportamental producto del conflicto. Mientras la terapia tradicional se orienta hacia el cambio de comportamientos y pensamientos problemáticos, la terapia integrativa supone que sin realizar trabajo emocional de aceptación, el cambio puede no ser significativo o duradero. Dentro de este enfoque de terapia los procesos causales predominantes son de tipo motivacional y no de deficits de repertorios.
El manejo de las emociones en un enfoque tradicional se orienta hacia promover el acceso a la experiencia emocional, lograr que esas emociones sean comunicadas de manera efectiva y prevenir la focalización en las emociones negativas en un grado extremo (Baucom y Epstein, 2002). La principal estrategia para lograr este objetivo es el entrenamiento en técnicas de comunicación pero con un énfasis sobre el contenido emocional. Dentro de la terapia integrativa se incluyen las técnicas de comunicación para promover intimidad pero se reconoce que ésta puede no siempre cumplir el objetivo de lograr la intimidad emocional y la aceptación. Por tal razón desarrollaron otras estrategias como acercamiento empático que promueve la visión de equipo contra el problema y el desapego unificado que enfatiza un análisis intelectual del problema promoviendo la reducción de las reacciones emocionales al conflicto. (Jacobson, 1996).
Realizando un análisis sobre los aspectos de conceptualización de caso y formulación clínica entre los dos enfoques encontramos que el vacío en el abordaje terapéutico tradicional exigió que se desarrollaran niveles más molares de análisis donde la covariación de diferentes comportamientos permitía la identificación de clases funcionales, es decir que diversos comportamientos negativos conformaban categorías que compartían los mismos procesos causales, de mantenimiento y función. Tales clases funcionales de respuesta que conforman patrones comportamentales a largo plazo en un contexto de interacción de pareja y que además daban sentido a la experiencia emocional recibieron el nombre de temas (Jacobson, 1996; Baucom y Epstein, 2002).
La construcción del concepto de tema es de suma importancia por que en contraposición al enfoque tradicional de análisis exclusivo de los eventos o comportamientos discretos y específicos en la relación en términos de antecedentes, respuesta (incluyendo los tres canales: cognoscitivo, emocional y motor) y consecuentes, el análisis adicional de los temas, permite al clínico integrar en una formulación molar los procesos básicos motivacionales, cognoscitvos, emocionales, afectivos y de deficits de comportamentales. Tal avance facilita identificar las variables de mantenimiento del conflicto a menudo en términos motivacionales y de insatisfacción de necesidades, en interacción por supuesto, con los procesos de transformación de información y aprendizaje.
Sin entender como los comportamientos específicos conforman macropatrones de comportamiento no puede formularse ni intervenirse de manera eficaz el proceso emocional y afectivo de la pareja puesto que éstos son resultado de otros procesos más básicos. Ésta relación jerárquica de variables proceso nos ilustra cómo dentro de cualquier intervención que este orientada hacia la promoción de la intimidad emocional necesariamente debe considerarse el tema o temas de la pareja. Cabe agregar que cada miembro de la pareja experimenta las interacciones alrededor del tema de conflicto de una manera subjetiva particular que incluye las emociones y los pensamientos ideosincráticos sobre las situaciones en que las que se expresa el tema (Baucom y Epstein, 2002). En este orden de ideas, para intervenir sobre el proceso emocional o afectivo debe realizarse un análisis dual multinivel: Uno de los microcomportamientos y otro de los macropatrones comportamentales (Baucom y Epstein, 2002), abordar el comportamiento discreto y no el patrón comportamental (tema) seria equivalente a “tratar sólo el síntoma y no la enfermedad”.
En conclusión, la visión mas comprehensiva de la terapia integrativa (Jacobson, 1996) la hace la mejor opción disponible a la hora de intervenir en el proceso emocional de la pareja y promover la intimidad. Dado que ésta supone una formulación integrada de las reacciones emocionales y el conflicto de pareja mediante el tema, facilita el trabajo clínico sobre los procesos básicos mantenedores del conflicto y de las reacciones emocionales frente al mismo, además desde el inicio de la terapia se está interviniendo en el proceso emocional promoviendo la aceptación y la compasión, y finalmente, no se asume que la experiencia emocional mejorará con la implementación de otras técnicas como el intercambio conductual o el entrenamiento en habilidades y repertorios. De cierta forma la aceptación en pareja es una actitud que debe promoverse en primer lugar para construir luego sobre ella el compromiso.

¿Porqué no nos entendemos?

Por la Lic. Rosana Sapia

Esta es una pregunta que encierra muchas respuestas. A través de lo que he podido ver en distintas parejas, el tema de la comunicación es escencial, cuesta mucho poder hablar  las cosas que nos incomodan de una manera civilizada, generalmente se grita, uno trata de tapar al otro como motivado a pensar que el que grita mas fuerte gana y tiene razón, cuando en realidad pierden los dos, ya que se termina sin entender nada, sin escuchar los reclamos, produciéndose un bloqueo en donde lo que sigue es el mutismo, la indiferencia dejando que pasen los días hasta que la situación se enfrié y luego seguir como si nada hubiera pasado cuando en realidad las broncas, los rencores se siguen acumulando esperando agasapadas par volver a salir en el momento oportuno. De la misma manera las cosas que nos gustan ó que nos agradaría experimentar a nivel sexual con nuestra pareja también cuesta comunicarlo, es más, a veces creemos que el “otro” está obligado a darse cuenta aunque no se lo expresemos verbalmente.

La pregunta sería ¿porqué dos personas que se pudieron conectar en su momento y entenderse para decidir vivir juntas y compartir una vida en común en un lapso de tiempo ya no pueden escucharse?. Aquí también las respuestas suelen ser variadas, los problemas cotidianos, el trabajo, la preocupación por el dinero, los hijos, el país, etc. la lista podría ser interminable. pero ¿qué hacer entonces?.

Porsupuesto que existen las terapias de pareja que ayudan a encontrar el camino cuando podemos vislumbrar que las cosas no estan saliendo como pensábamos sin esperar a que la situación sea insostenible.

Otra posibilidad es poder “hablar” parece una tarea  sencilla de realizar pero no es tan así. Cuando estén a punto de discutir miren a los ojos a esa persona que eligieron para compartir sus vidas, cuenten hasta diez, respiren profundamente y recién en ese momento traten de decir lo que sienten aunque sea algo que les moleste de una manera distinta a la habitual, sin gritos comunicando aquello que quizás el otro ni se dió por enterado. Si sienten que son incapaces de mantener la calma, escríbanlo en un papel, dediquen un día para ustedes “solos”, aunque sea una hora pero que esa hora sea absolutamente de ustedes sin poner excusas, rompan la rutina otro enemigo de la pareja, visualicen los momentos placenteros que tuvieron juntos a modo de una inscripción mental, retengan esa imágen cuando se sientan mal y rompan las cadenas con aquellas cosas que no los dejan crecer como pareja, como individuos, construyan sus propias vidas, sean creativos, mantengan su intimidad en cuatro paredes, no ventilen cuestiones que hacen que la pareja en lugar de estar formada por 2 individuos le prmita la entrada a familiares, amigos a modo de fantasmas que rondan, opinan y aumentan la confusión y la incomunicación.

El amor es una palabra hermosa pero a veces por sí solo no alcanza, aveces hay que ayudarlo. Ustedes si quieren pueden, inténtenlo!!!!

Entry filed under: Uncategorized. Tags: , , , , , , , .

Te Deseo Dia de los Enamorados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


"A veces un cigarro es solamente un cigarro."

Sigmund Freud

cartel
febrero 2009
D L M X J V S
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Categorías

Mapa

Estadísticas del Blog

  • 44,845 visitas

A %d blogueros les gusta esto: