El límite entre la vida y la muerte

enero 23, 2009 at 12:35 pm Deja un comentario

La ciencia ya estudia qué sienten las personas al borde de la muerte

Intentarán probar si esas vivencias son ilusiones o apenas recuerdos falsos.

El paso por el túnel, la luz brillante en el otro extremo, la sensación de estar fuera del cuerpo o flotando, son representaciones que el imaginario popular asocia con el tránsito hacia el más allá. Pero ahora son el centro del primer estudio a gran escala sobre experiencias cercanas a la muerte -así se llaman, o también ECM-, iniciado en la Universidad de Southampton, Gran Bretaña.

Lo conduce el doctor Sam Parnia, un especialista en cuidados intensivos. Después de una etapa piloto de 18 meses en diversos hospitales británicos, el estudio se ampliará a otros centros de ese país, de Europa y Estados Unidos.Los investigadores harán foco en las áreas de resucitación, donde instalarán imágenes, pero que sólo serán visibles desde el cielorraso.

“Si se puede demostrar que la conciencia continúa después de que se desconecta el cerebro, esto abre la posibilidad de que la conciencia sea una entidad separada -evalúa Parnia-. Y si nadie ve las imágenes, esto probará que esas experiencias son ilusiones o recuerdos falsos”.

El doctor Tristán Beckinstein, investigador asociado de la Unidad de Ciencias de la Cognición y el Cerebro, de la Universidad de Cambridge, cuestiona el punto de partida: “Asumir que la mente está separada del cerebro es una hipótesis de trabajo que, al diseñar experimentos, genera un problema epistemológico. Presupone que existe algo intangible, que por lo tanto no puede ser medido, sino sólo de manera indirecta”.

Parnia recuerda que, contrariamente a lo que piensa la gente, la muerte no es un momento específico sino “un proceso que comienza cuando el corazón deja de latir, los pulmones dejan de trabajar, y el cerebro deja de funcionar, una condición médica calificada como paro cardíaco; durante un paro cardíaco, los tres criterios de muerte están presentes” .

Especialistas consultados por Clarín coincidieron en que esto último es erróneo. “El cerebro no deja de funcionar instantáneamente: puede estar sin sangre varios minutos, y las neuronas están intentando sobrevivir”, observa Beckinstein.

“A partir de los tres minutos sin oxígeno, hay células de ciertas zonas que comienzan a morir. Muchas veces pudimos resucitar a personas desde el punto de vista cardiovascular pero no cerebral, pues el tiempo que quedó sin oxígeno fue suficiente para dañarlo”, señala el doctor Carlos Gherardi, director del Comité de Ética del Hospital de Clínicas.

Parnia señala que tras el paro cardíaco sigue un período, de pocos segundos a una hora, en el que las maniobras de reanimación a veces logran que el corazón vuelva a bombear. “Lo que experimenta la gente durante este período proporciona una ventana única para comprender y ver si pueden recordar las imágenes” que se utilizan en el estudio, estima Parnia.

“Hay corrientes que tratan de probar que hay un espíritu más allá de la fisiología. Eso es un acto de fe, porque la tolerancia del cerebro a la falta de oxígeno es mínima -observa el doctor Eduardo San Román, jefe de terapia intensiva en el Hospital Italiano-. Ese recuerdo tiene que ver con las creencias o las vivencias previas de la persona. Esa percepción de ver la luz es algo cultural, ya que cuando se va perdiendo el flujo cerebral, lo primero que ocurre es ver nublado”.

En 40 años de trabajo en terapia intensiva, “nunca tuve un paciente que me relatara esas experiencias -cuenta Gherardi-. De haberlo tenido no dejaría de creerle; pero no podría decirle que murió y volvió de la muerte, porque la muerte es una sola, y de ello no se vuelve”.

San Román da una explicación de las ECM: “Todo proceso de conciencia es bioquímico; a tal punto, que las drogas que actúan sobre el sistema nervioso central alteran sus receptores bioquímicos, lo que modifica la percepción. En una detención circulatoria, esos receptores se han alterado”.

“Todo lo que una persona puede contar sobre ese momento es válido; pero las extrapolaciones que esa persona o algún observador hacen -advierte Gherardi-, son un aporte personal que exacerba la ilusión y explora la fantasía, que es más frecuente en algunos, y en muchos casos con su relato han ganado mucha plata”.

Fuente: Clarín

Por la Lic.: Rosana Sapia

En mi humilde opinión creo que no todo es tan terrenal y científico, hay muchísimas cosas que la razón no entiende. Así como aprendimos a ver la luz al nacer, a caminar, a sonreir, a vivir, no estaría mal prepararnos para el momento en que nos toque  partir. La esperanza de creer en algo más que trasciende lo terrenal, de reencontrar a seres queridos, de sentir una paz indescriptible y volver a ver esa luz de nuestro comienzo en la vida, pero ahora invitándonos ha cruzar el umbral sería una buena manera de comenzar éste aprendizaje para que llegado el momento sea algo esperable y no traumático.

No es malo tener fe y esperanza, no sólo hay que cuidar el cuerpo, también hay que hacerlo con nuestro espíritu.

Entry filed under: Uncategorized. Tags: , , , , , , .

El Loco Te Deseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


"A veces un cigarro es solamente un cigarro."

Sigmund Freud

cartel
enero 2009
D L M X J V S
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Categorías

Mapa

Estadísticas del Blog

  • 44,845 visitas

A %d blogueros les gusta esto: