Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un tren subterráneo de la ciudad de Nueva York transporta 1.200 personas. Este blog fue visto alrededor de 7.900 veces en 2013. Si fuera un tren de NY, le tomaría cerca de 7 viajes transportar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

enero 3, 2014 at 4:54 am Deja un comentario

TALLER DESPUES DE LOS 50

ABRETE CEREBRO

 

Este taller está dirigido a todas las personas a partir de los 50, el primer taller tratará sobre la memoria, concentración, atención y su estimulación. Cada taller tendrá una duración aproximada de 6 a 8 clases, para luego comenzar otro.

Temas de los distintos talleres: autoestima, vínculos, soledad, proyectos, etc.

Comienza el 14 de abril y próximamente se abrirá un taller para niños que tiene como disparador el cuento. Los esperamos, para inscribirse llamar al TE del folleto. Estos talleres se realizan en la localidad de San Justo.

Lic. Rosana Sapia

Lic. Patricia Vila

 

marzo 18, 2012 at 6:09 pm Deja un comentario

MEDITACION

Por la Lic. Rosana Sapia

Actualmente vivimos en un mundo acelerado, sin privacidad, sin códigos (palabra muy usada si las hay), es por eso que sería muy importante aquietar la mente, tomarnos unos minutos, reflexionar, observar la naturaleza y disfrutar de las pequeñas cosas que son las que realmente alimentan el alma.

En mi práctica cotidiana he aprendido abordar a mis pacientes desde una perspectiva más íntegra y humanitaria, utilizando nuevos recursos, una psicología cognitiva contemporánea como la psicología positiva que estudia las fortalezas humanas, el bienestar y la felicidad del individuo.

Personalmente comencé a realizar un curso de meitación, y lo aconsejo verdaderamente, lo realizo para mi propio conocimiento interno y sobre todo para brindar a mis pacientes una mejor calidad de terapia, por eso me encantó éste artículo del Clarín que habla un poco de tema.

Por Valeria Román

Fuente: Clarín Sociedad

La mente vuelve al pasado y recupera momentos de discusiones, culpas y recriminaciones. Pasa al futuro y se preocupa por lo que le falta o por lo que puede perderse, y se enreda en pensamientos negativos. Hasta que se toman clases de meditación y todo empieza a cambiar. La mente puede aquietarse y mantenerse en el presente, un logro simple pero con tantos beneficios para la salud que más argentinos están dispuestos a conseguir. En los principales centros donde se enseña a meditar en la Argentina se han triplicado los asistentes durante los últimos cinco años.

Se trata de una práctica simple y milenaria, que fue desarrollada en Asia a través de diferentes técnicas y que ahora gana legitimación dentro de la comunidad científica y médica. Se han realizado más de 2.000 estudios que evalúan en algún aspecto la práctica de meditación, tanto para personas sanas como para las que sufren algún tipo de enfermedad. Y los resultados son favorables a la práctica. Por empezar, no tiene efectos colaterales y permite obtener una perspectiva diferente frente a situaciones estresantes y reducir emociones negativas.

“A través de la meditación, ya está comprobado que se producen cambios en las conexiones neuronales del cerebro, y hay modificaciones notables en la concentración, la memoria y el sueño”, cuenta Alejandro Chaoul, argentino, doctor en religiones tibetanas y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas, en los Estados Unidos. Este especialista también trabaja con los beneficios de la meditación para los pacientes con cáncer. “En pacientes oncológicos encontramos que la meditación mejora su calidad de vida y la adherencia al tratamiento convencional”.

Aunque un paciente generalmente espera que los médicos le receten fármacos, ya hay profesionales que aconsejan también la meditación como complemento de los tratamientos para desórdenes como alergias, trastornos de ansiedad, depresión, fatiga crónica, enfermedad cardíaca, hipertensión, dolor crónico, obesidad problemas del sueño y drogadicción. “Se está utilizando para las personas con psoriasis y con esclerosis múltiple, entre otras patologías. En esos casos, la mejoría se nota en la aceptación de la enfermedad, la adaptación para funcionar en su verdad cotidiana y el estado de ánimo de los pacientes”, agrega Fernando Torrente, jefe de psicoterapia del Instituto de Neurología Cognitiva. La meditación ayuda a convivir con la enfermedad. Y al que no está enfermo, lo auxilia para desacelerarse frente al ritmo frenético de la sociedad actual.

Además de las clases en los centros privados, la meditación tiene espacio en hospitales públicos como el Hospital Presidente Perón de Avellaneda y en lugares públicos. Por ejemplo, el encuentro “América Medita”, organizado por la Fundación El arte de vivir, contó con 17.370 personas en 44 ciudades argentinas en octubre pasado. “Es increíble la cantidad de personas que se anotan para nuestro campo de verano en Córdoba, que consiste en un retiro para meditar”, cuenta Toshiro Yamauchi, de la Asociación Zen de América Latina. El lunes y martes pasado, en el conocido parador CR de Pinamar, se realizó una meditación masiva, con muchísima concurrencia.

¿Por qué gana seguidores? “Nada está garantizado, ni con seguros ni cajas fuertes”, responde Moira Lowe, de la coordinación de Universidad Espiritual Mundial Brahma Kumaris. “Con la meditación, el alma se aquieta y, frente a situaciones de peligro, se pueden tomar buenas decisiones. No es poner la mente en blanco, sino calmarse para sentirse seguro”.

El origen

La meditación tiene origen en Asia. Diferentes culturas la desarrollaron a través de distintas técnicas desde hace más de 2.000 años. En la tradición del Tíbet, se habla de 84 mil técnicas, cada una efectiva para sobreponerse al apego, confusión, celos, orgullo e ira. Uno de los símbolos es el Om (imagen): se usa como un sonido para calmar y enfocar la mente, explica Alejandro Chaoul.


 

enero 14, 2011 at 9:12 pm Deja un comentario

VEJEZ EJEMPLAR

Para mi mamá Lucía

Te extraño: Ya hace  mas de 2 meses que no estás, te fuiste con tus 91 años recién cumplidos, yo voy para los 50 y jamás pensé que te iba a  necesitar tanto. Qué gran mujer fuiste, luchadora, aguerrida.

Con una niña de 11 años que había perdido a su padre, te remangaste y saliste a trabajar duro para darme una óptima educación, valores, cuidado y amor. Nos quedamos solas por muchos años, hasta que pude formar mi propia familia y seguiste conmigo, amaste a tus nietos, los cuidaste, les tejías esos hermosos conjuntos con dibujos que eran todo arte y eran tu vida, aceptaste a tu yerno como un hijo, a quien te compraste con esas delicias que sólo vos sabías cocinar , hasta  lo defendías más a él y me decías esa frase típica de madre “Nena cuidalo que se te va a ir”.,  justamente fue él que te dió el último adiós, rezando al lado de tu cama y dándole paz a tu alma.

Fue muy duro, parecías dormida, tu partida fue tranquila como tenía que ser, porque fuiste un ejemplo de luchadora y buena persona.

Hoy como psicóloga, me especializo en vejez y trato de ayudar a los adultos mayores a tener una vejez positiva, y para eso siempre te tengo presente porque sos el modelo a seguir; una mujer con proyectos, activa, con buenos recuerdos para transmitirlos a sus nietos, acomodándose a las nuevas generaciones sin la queja de “Todo pasado fue mejor”.

En el día de la madre solo puedo decirte GRACIAS TE QUIERO MUCHO!!!! y nunca te VOY A OLVIDAR

Rosana Sapia

 

 

LUCIA

Madre y Abuela ejemplar

 

octubre 14, 2010 at 5:33 pm Deja un comentario

ROMPE LOS OBSTACULOS

ADELANTE

¿Qué nos pasa cuando no podemos avanzar hacia una meta? ¿Por qué tenemos miedo de enfrentar ciertas situaciones?.

Todos tenemos una misión en esta vida, no nacimos por nada, sea cual fuere la circunstancia de nuestra venida al mundo, logramos hacerlo, crecimos, y allí empiezan los miedos, las inseguridades, lás máscaras que solemos ponernos ante los demás, miedo a decir lo que pensamos, a enfrentarnos a un problema, a decidir, qué difícil se hace decidir: la sexualidad, la pareja, la familia, los amigos, el trabajo, los estudios, pero porqué?.

Por miedo a tomar responsabilidades, a salir de ese lugar de niño protegido , a cometer un error, a ser rechazados, al fracaso.

Nadie puede asegurarnos un camino sin obstáculos y por otra parte sería imposible y aburrido transitar libremente sin sortear las piedras que van apareciendo en nuestra vida, que vida sería? vacía, sin experiencias, sin fracasos que nos enseñarían a tomar nuevos rumbos, nuevas tácticas.

El problema es que a pesar de parecer adultos por fuera, seguimos siendo emocionalmente niños indefensos, y la única manera de madurar es aprender a decir SI o NO, DECIDIR, no que otro decida por nosotros, se adueñe de nuestras vidas. Que nos puede pasar? fracasar, sufrir, puede ser, pero eso significa que estamos vivos, que no somos títeres, que somos los conductores de la  vida, dejando nuestra  marca individual en ella.

Que no nos asuste más la palabra FRACASO, MIEDO.

Planteate objetivos reales no imposibles, visualizá en tu mente esos objetivos, creétela y no cargues con los deseos de otros, con las historias de otros, ESTA ES TU VIDA

Lic. Rosana Sapia

mayo 28, 2010 at 2:46 pm 1 comentario

Respetemos a los Ancianos

Cuatro de cada diez abuelos dicen que los maltrataron

En la mayoría de los casos, en su propia casa. Surge de un relevamiento oficial a nivel nacional. El principal abuso es el psicológico, seguido del financiero. Los especialistas reconocen que para los ancianos es muy difícil denunciar a un familiar.

Por: Victoria de Masi

Mi hijo se había separado de su mujer y como no tenía dónde vivir me pidió si podía quedarse en casa. Yo ni lo pensé, le dije que sí. Acomodamos un poco los muebles y compartimos la única habitación de mi casa. Al principio nos llevamos bien, pero a los dos años me hizo dormir en el living, después me apagaba la radio o me escondía las cosas. Y todo empeoró: hacía cualquier cosa con tal de que no llegara a mi cita con el médico y me sacaba la comida si no hacía lo que él me decía. Me pegaba en la espalda con la escoba y me cargaba, me decía que ya no servía para nada. Yo no quise denunciarlo, porque bueno, usté entiende, es mi hijo al fin y al cabo. Un poco por amor y otro poco por miedo. Al final, una vecina que escuchaba los gritos me ayudó”. Ismael tiene 87 años, vive en Villa del Parque, y dice que ésta será la última vez que cuente “lo que le pasó”. Es que el sometimiento de su hijo lo quiebra hasta cuando se acuerda.

La historia de Ismael -su apellido se reserva a su pedido- es una de las tantas de violencia verbal y física que viven los adultos mayores en el país. Las cifras son frías, pero concluyentes: cuatro de cada diez adultos mayores sufrieron maltratos, y la mayoría se dio en su propia casa. Es uno de los datos que arrojó el último relevamiento que hizo la Dirección de Políticas para Adultos Mayores del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación a nivel nacional. Entre 2008 y

2009 encuestaron a 1.236 abuelos, y el 37% aseguró haber vivido alguna situación de violencia física o psicológica, y la mayoría se dio en el hogar y de la mano de un familiar. “De acuerdo al monitoreo y al día a día, son los hijos los principales abusadores a la hora del maltrato. Es impensado para un padre denunciar al hijo, por el dolor que provoca la situación de abuso primero y la exposición policial o jurídica, después”, concede Monica Roqué, gerontóloga y directora nacional de Políticas para Adultos Mayores.

Desde el Programa Proteger del Gobierno de la Ciudad, que se dedica justamente a contener y asesorar a mayores de 60 años en distintas situaciones de abuso, también coinciden en que el maltrato por parte de los hijos es el más denunciado. “En general, las denuncias recibidas respecto a los hijos están relacionadas al maltrato psicológico. Esto se da en la violación de sus derechos de tomar decisiones, agresiones verbales, silencios ofensivos, negar ver a los nietos, invadirles la casa o amenazarlos con el abandono”, señala Mariana Stella, coordinadora de Proteger. En el segundo lugar se ubica el abuso financiero: el 10% de los abuelos refieren haber firmado papeles sin saber de qué se trataban. “O los familiares hacen uso de la jubilación, bienes y pertenencias sin consentimiento del adulto mayor”, amplía Stella.

El la Provincia de Buenos Aires, en cambio, aún no hay una entidad pública que reciba las denuncias y por lo tanto no hay estadísticas. “Desde el Gobierno bonaerense se instaló el tema y cada Municipio decide cómo aplicar sus políticas”, indicó Pedro Morán, director provincial de Derechos Sociales.

Para prevenir estas situaciones de violencia, los especialistas consultados por Clarín hablan de “empoderar” al adulto mayor: esto es, hacerle saber sus derechos y fortalecerlo al momento de denunciar. Lo cierto es que justamente ahí está el problema: dar aviso a la Policía es muy complicado para muchos abuelos. ¿Por qué? “El 70% de los casos es abuso psicológico, algo muy difícil de comprobar. A los abuelos no les creen cuando lo cuentan”, apunta Stella. Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad de la Ciudad, coincide: “Se suele dar menos credibilidad a las afirmaciones de un anciano, más aun si el mayor es percibido como alguien ‘difícil’, y el familiar o cuidador se comunica bien con los profesionales”. De hecho, según la encuesta, el 43% de los afectados sigue recurriendo a su familia para pedir ayuda.

Fuente: Clarín

Tomemos conciencia de ésta realidad, todos seremos viejos algún día, tratemos a nuestros abuelos como nos gustaría ser tratados en el futuro, para algunos más cercano y para otros más lejano. Ser viejo no es sinónimo de descarte, valoremos las arrugas, la experiencia, los años, terminemos con la era de los muñecos de cera, sin expresión, robots a las órdenes de las cirujías de último momento.

La naturaleza es sabia, respetémosla, aprendamos a amarnos como somos, saquémonos las máscaras, mostremos nuestra verdadera escencia.

Lic. Rosana Sapia

abril 27, 2010 at 1:15 am Deja un comentario

Dos Cerebros Hombre-Mujer

Teoría de los 2 Cerebros de Mark Gungor

“Dentro de la cabeza de los hombres -explica Gungor-, hay cajas. Cajas perfectamente ordenadas de modo tal que no se toquen entre sí: una caja para su relación con su madre; otra para el trabajo; otra para su relación con su mujer; otra para sus hijos; para el cuadro de fútbol de sus amores… Cuando abren una caja, los varones se cuidan muy bien de que no se le mezcle con el contenido de las otras. Tratan el tema y la cierran… Pero hay una caja especial, que las mujeres desconocen por completo: la caja de la NADA, donde los hombres pasan mucho tiempo. Puede saberse cuando están ahí porque (hace el gesto de un hombre frente al televisor haciendo zapping a velocidad, control en mano, mandíbula colgando y ojos en el vacío y también el gesto de hombre pescando durante horas). Los hombres aman su caja de la nada y cuando están ahí -advierte Gungor- mejor no molestarlos.”

Ahora bien: la cabeza de las mujeres es completamente diferente. Allí todo está conectado con todo: el auto con la mamá; la mamá con los hijos; los hijos con la empleada; la empleada con el trabajo; el trabajo con el marido… Como una gran autopista de Internet, y todo conectado con emociones.

Obviamente, esto tiene consecuencias: cuando él tiene un problema, se mete en su caja de la nada. Ella lo ve callado y se acerca. ¿En qué estás pensando? En nada (él). Es imposible que no pienses nada (ella, porque para ella es imposible), en algo estás pensando. El se encierra más, furioso.

Y ¿qué pasa cuando es ella la que tiene un problema? Ella necesita hablarlo, urgente, porque si no, siente que su cabeza estallará. El quiere ayudarla pero no da pie con bola (él sólo habla de sus problemas con un amigo cuando necesita ayuda para resolverlo). Le da soluciones pero ella no quiere que la ayuden -dice Gungor-. Sólo quiere que la escuchen y se callen, como hacen sus amigas.

Lo que dice la ciencia

Los estudios científicos explican algunos de los pragmatismos del pastor Gungor. Según la antropóloga norteamericana Helen Fisher, directora del departamento de investigación en la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey) y autora de El primer sexo (1999), hombres y mujeres tienen sistemas cerebrales diametralmente distintos. “El cerebro está dividido en dos partes, pero el cerebro femenino está mejor conectado: hay más nervios uniendo ambas zonas y tiene cables más largos que llegan a distintas zonas del cerebro en cada hemisferio. El cerebro masculino, en cambio, es más compartimentado, más lateralizado. Sus dos lados operan más independientemente. La antropóloga llama al sistema cerebral femenino web-thinking (pensamiento en red) y al masculino step-thinking (pensamiento paso a paso).

Según Fisher, el hecho de que las mujeres tengan un cerebro mejor “conectado” se traduce en una serie de habilidades particulares: “Cuando piensan, reúnen más información y la configuran también de manera más compleja, por lo que son más capaces de relacionar cosas. Eso las hace intuitivas e imaginativas. Tienden a sintetizar, a generalizar, a contextualizar y eso las capacita para planificar a largo plazo y les da, probablemente, una mayor flexibilidad mental”, dice la antropóloga.

En la misma línea, el neurólogo argentino Facundo Manes -director de INECO y del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro- señala que los hombres suelen ser mejores en el razonamiento matemático, en actividades motoras que incluyen alcanzar un blanco y en ciertas tareas espaciales, como son la rotación mental de imágenes o imaginar y entender la tridimensionalidad. “El origen de estas diferencias suele explicarse desde un punto de vista evolutivo, porque mientras los hombres estuvieron más dedicados a la caza y la navegación, las mujeres necesitaron mejores habilidades de comunicación para el cuidado de los hijos”, agrega.

El viejo Freud

El padre del Psicoanálisis descubrió que hay una diferencia estructural entre varones y mujeres y que está dada por la forma en que viven la “falta”. Una mujer puede pasarse horas frente al espejo tratando de ser otra (suelen hacer hincapié en todo lo que les falta) mientras que un hombre corre a ver si sigue siendo el mismo (él no quiere perder lo que tiene). Esta relación diferente con el “debe” y el “haber” es, para el psicoanálisis, una cuestión estructural entre los sexos.

Fuente: Clarín

Freud explicará que la angustia básica para el hombre es la “angustia de castración”, es decir, la impotencia, en sus diferentes manifestaciones: a eso se debe que viva con el temor al fracaso: el temor de “no poder”, “no saber” o “fallar” . En el caso de la mujer, la angustia básica es a la pérdida del amor, el miedo de que el objeto de amor (desde la madre en adelante) la deje de querer.

Debido a estas marcas de origen, también el narcisismo -la autoestima- va a ser diferente de acuerdo con el género. En el hombre está más ligado al poder, a la potencia, al reconocimiento en el mundo de relación. En las mujeres, tiene más que ver con la afectividad, la sensibilidad y la belleza.

Después de toda una vida dedicada al estudio Sigmund Freud se expidió con crudeza: dijo que la pretendida completud -el sueño de la media naranja- es imposible. ¿Será este contrapunto constante de encuentro y desencuentro lo que hace que la relación entre los géneros sea tan pasional como en el comienzo de los tiempos?

enero 18, 2010 at 2:35 am 1 comentario

Entradas antiguas


"A veces un cigarro es solamente un cigarro."

Sigmund Freud

cartel
abril 2014
D L M X J V S
« ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Categorías

Mapa

Estadísticas del Blog

  • 34,358 visitas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 239 seguidores